lunes, 28 de marzo de 2011

PISACION COLORADA


Como en todas las cosas, también en el graffiti existen códigos. Pintar sobre el trabajo del otro, es "pisar" la obra ajena. Embestirla. Eso, generalmente, produce una reacción. Es ahí cuando las paredes dejan de hablar y gritan guerra.




En época de elecciones y gracias a los Colorados, Asunción se convierte en un campo de batalla visual teñida de rojo sangre. Las paredes enferman y quedan los vestigios de la hemorragia una vez finalizadas las fatídicas elecciones.




Pisar, pixar, pintar una propaganda de los que más ensucian la ciudad, los mismos que prentenden gobernarla, no sólo es un placer, sino un deber.






3 comentarios:

Guri dijo...

Me gustó, pixar panimar la vida

TATO dijo...

priz praz pruz por tu pared, me gusta :)

Priz dijo...

gracias chicos :)